Sabía que...
El trasplante...
Es preferible elegir un día nublado y fresco. El día antes de extraer la planta riega para humedecer la tierra. El terreno que recibirá la planta debe ser cuidadosamente preparado: remover la tierra y abonarla.

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Vivero de Costa Rica, Flora Vitae

 

Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Plantar
Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Regar
Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Abonar
Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Eliminar malas hierbas
Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Podar
Vivero de Costa Rica - Pozos Santa Ana Controlar plagas y enfermedades

1. PLANTAR

  • No plantes demasiado apretado, dales espacio a las plantas para que se desarrollen bien de acuerdo a su tamaño.
  • Excava hoyos amplios; saca todas las malas hierbas que puedas y mezcla la tierra con un abono orgánico, por ejemplo, estiércol, compost, turba, etc. En lugar del abono orgánico puedes emplear fertilizante químico, pero sólo como alternativa, ya que es preferible el primero en el momento de la plantación.

2. REGAR

Con la llegada del verano el cuidado del jardín debe incrementarse. Las altas temperaturas y las condiciones climáticas pueden resultar demasiado duras para nuestras plantas.
Con esta serie de consejos, todo estará bajo control: 

  • A la hora de regar, es importante procurar hacerlo en las horas más frescas del día. De otro modo, el calor de los rayos del sol evaporará gran parte del agua antes de que esta cumpla su cometido. Para conseguir un riego constante, programado y evitar olvidos, instalar un sistema de riego automático puede ser la solución. Aporta más agua si la planta está a pleno sol o si está expuesta a los vientos.
  • Procura dejar las mangueras a la sombra. Las altas temperaturas pueden deteriorarlas, creándose grietas y deformaciones.
  • Las partes del jardín que estén permanentemente expuestas al sol deben ser regadas a diario.
  • Si decidimos añadir plantas nuevas al jardín en pleno verano, hay que tener en cuenta que necesitan mucho más riego que las que llevan tiempo en el jardín. En la temporada posterior a su plantación, son especialmente frágiles, por lo que cualquier cuidado debe ser máximo.
  • Si tenemos árboles en el jardín, estos necesitarán un riego abundante al menos una vez por semana. Los excesos de agua tampoco son buenos. Anegar una zona del jardín por miedo al calor puede ocasionar que las plantas se pudran por la humedad.
  • En la última semana de verano puede resultar conveniente fertilizar árboles, plantas y césped. Con ello conseguiremos reforzar las defensas del jardín para el siguiente invierno.
  • Para muchas especies de planta, el verano es la estación de más actividad. Por ello, si las tenemos constantemente abonadas, apoyaremos su crecimiento y floración.
  • La calidez del ambiente puede propiciar la aparición de plagas y hongos. Por ello, tendremos especial cuidado usando fungicidas e insecticidas.
  • Hay que tener cuidado con los árboles plantados junto al césped. Si el agua del riego del césped sumada al agua del riego del árbol es excesiva, sus raíces podrían pudrirse y el árbol, morir.
  • Por regla general, el césped necesita 20 ó 30 minutos de aspersión diaria.
  • Si el sol pega con fuerza no es conveniente cortar el césped demasiado corto, pues podría quemarse.

3. ABONAR

  • Todos los años debes aportar a todas tus plantas (árboles, arbustos, rosales, flores, césped, etc.) algún tipo de abono.
  • Puedes abonar sólo a base de abonos orgánicos, como estiércol, mantillo, compost, humus de lombriz, turba..., pero lo mejor es usar un abono orgánico combinado con un abono mineral.
  • Te recomiendo que añadas a la tierra, o que pulverices sobre las hojas, quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de hierro y así tener hojas más verdes. Esto hazlo una vez al mes.
  • El césped abónalo con 3 aplicaciones al año.

4. ELIMINAR MALAS HIERBAS

Otra opción son los acolchados o mulching. Consiste en recubrir el suelo al pie de las plantas con cortezas de pino, grava, paja, mantillo, turba, mantillo, compost... Muy eficaz para que no germinen semillas.

Las hierbas perennes como la Grama, Juncia, Cañota, Correhuela, entre otras, (TODAS MALAS HIEBAS), son difíciles de erradicar porque rebrotan una y otra vez. Si las arrancas a mano o con azada, teniendo constancia, se irán debilitando y cada vez saldrán menos sin necesidad de recurrir a los herbicidas tipo Glifosato.

Riega el día antes de deshierbar para que el terreno esté húmedo y así extraer las malezas con más facilidad.

5. PODAR

  • Los árboles, arbustos, trepadoras y rosales se podan en invierno, pero a lo largo del año también se pueden, y se deben hacer intervenciones ligeras para eliminar elementos indeseables tales como:
    • Ramas secas, rotas, enfermas.
    • Ramas que estorben el paso de personas.
    • Ramas que hayan crecido mucho.
    • Rebrotes que hayan podido surgir desde la misma raíz.
    • Ramas que hayan salido totalmente verdes en las plantas variegadas. Si no lo haces, irá perdiendo el variegado amarillo o blanco de las hojas.
  • Los setos formales precisan al menos 2 recortes al año, pero en climas más suaves, de tipo tropicales, serán necesarios entre 3 y 5 para mantenerlos perfectamente perfilados.
  • Las plantas vivaces y de temporada si están larguiruchas y poco densas se deben recortar ligeramente las puntas de los brotes para provocar que se desarrollen tallos laterales y hacer una mata más compacta y ramificada. Así, darán más cantidad de flores.
  • Orégano, Menta, Melisa, Lavanda, Tomillo, Salvia, Albahaca, Santolina... recórtalas tras la floración para provocar un nuevo desarrollo sano; si no, se harán leñosas.

6. CONTROLAR PLAGAS Y ENFERMEDADES

  • Si cultivas tus plantas correctamente, con su riego, su abono, luz suficiente, etc., estarán fuertes y vigorosas y serán mucho más resistentes a los ataques de plagas y enfermedades.
  • Inspecciona con frecuencia la parte inferior de las hojas para descubrir la presencia de insectos o cualquier signo de enfermedad. Cuanto antes los descubras, más fácil será su control.
  • Atención a las plagas más frecuentes como son el Pulgón, la Cochinilla y la Mosca blanca.
  • Si el año anterior ha habido fuertes ataques de alguna plaga u hongo, es lógico que vuelva a repetirse, por tanto, debes tratar preventivamente con insecticidas y/o fungicidas. Adiciónale un adherente o penetrante.
  • Trata preventivamente los rosales una vez al mes con fungicida para evitar hongos como Mildiu, Mancha negra y Roya.
  • Captura a mano escarabajos, orugas, gusanos, caracoles, babosas... estos últimos por la noche después de una lluvia o riego.
  • Puedes usar Mariquitas para controlar parcialmente el Pulgón. Recoge todas las que veas (adultos y larvas), mételas en una caja y distribúyelas por las plantas atacadas de Pulgón.
  • Corta y quema las hojas que hayan sido atacadas por hongos.

Suelos arcillosos

Los suelos arcillosos son difíciles de trabajar y pueden tener un mal drenaje. Para mejorarlo cava e incorpora en invierno materia orgánica (compost o estiércol). Repetir cada año.

Malas hierbas en los jardines

Para el control de malas hierbas, los herbicidas selectivos. Mata hasta la Grama y las malezas que sobreviven gracias a órganos subterráneos de reproducción, como estolones, rizomas o bulbos.

Se aplica sobre las hojas y la savia se encarga de transportarlo por toda la planta, incluso a las raíces. Se deben aplicar al inicio del invierno

Hojas amarillas

Puede ser por falta de hierro en el suelo. Normalmente las carencias aparecen a causa de un bloqueo del Hierro en el suelo debido al pH. para acidificar y que se libere así hierro que contiene el suelo insolubilizado.

En los suelos calizos (es decir, que tienen mucha cal, pH alto) el hierro está bastante insoluble, es decir como mineral (imagínate una piedrecita por así decirlo), no disuelto en agua, y por tanto, no absorbible por las raíces.

Cuando se produce esta carencia, la cura más eficaz es dar a la planta quelatos de hierro que es un fertilizante especialmente diseñado para estos casos. Los quelatos de hierro, o de otros micronutrientes, se caracterizan por tener una estructura química que evita su insolubilización en el suelo, están como "protegidos" del bloqueo del pH alcalino. Hay quelatos por vía radicular (granulados) y por vía foliar.

Hormigas

Si notas que suben a tus macetas, frota con medio limón el borde de las mismas y no se acercarán.

Lombrices

Es bueno para el suelo que haya lombrices porque lo airean con sus galerías y excretan "abono", pero en ciertos casos en el césped es excesiva y no conviene.

Si fuera así, es posible pulverizar el suelo con insecticida. Suelen ser suficientes dos aplicaciones, una a principios de verano y otra a mediados de invierno. A continuación de cada aplicación, si no llueve, se debe dar un riego. No hay que erradicarlas al 100% porque como se mencionó anteriormente algunas sí son beneficiosas.

Cultivos ecológicos

No emplea fungicidas, fertilizantes sintéticos y agroquímicos en general.

Se presta especial atención al cuidado de la vida en el suelo, se mantienen buenos niveles de materia orgánica y humedad.

Las labores no son agresivas para con la estructura del suelo y se lo mantiene siempre cubierto con mulching orgánico.
Se asocian plantas que se benefician mutuamente.

Ante la presencia de plagas o enfermedades, se recurre a insecticidas y fungicidas naturales.

Compost casero

El compost de elaboración casera, lo principal es vigilar que no se pudra. Si se coge un puñado con la mano y se estruja y sale líquido, hay que incorporar material seco y reformar el montón para que continúe siendo de calidad.

Si se desmorona será señal de que está muy seco: humedecer por tanto.

Las lluvias fuertes y prolongadas incidirán negativamente si el montón no está cubierto.

Los restos de la siega del césped hay que dejarlo secar al sol antes de incorporarlo en una capa muy fina o mezclado con otros materiales.

Removerlo mensualmente para mezclar los ingredientes y facilitar su ventilación.

Hormonas de enraizamiento

Los enraizantes u hormonas de enraizamiento se emplean para facilitar la emisión de raíces de las estacas o esquejes.

No son indispensables para todas las especies porque muchas suelen enraizar fácilmente, pero siempre ayuda.

Las hormonas en polvo son adecuadas para esquejes verdes o tiernos.

Las que se presentan en forma líquida (o en sólidos que se disuelven) son más adecuadas para esquejes leñosos, por ejemplo, de árboles o arbustos.

A muchos esquejes leñosos les conviene dejarlos en remojo unas horas en la disolución para que el agente penetre.

Ahora para la sección de arriba, sabía que…

  • La cantidad necesaria de agua y de nutrientes en el suelo son la clave para un jardín saludable con plantas de colores firmes y tallos orgullosos.
  • Las flores de colores opacos y sólidos son ideales para crear una sensación de profundidad. Las de colores vivos, salpicando su alegría en zonas muy puntuales, crean una sensación de optimismo y alegría, siempre que sepas dosificarlas adecuadamente.
  • Las malas hierbas y los brotes silvestres no sólo atentan contra la estética de tu jardín: también pueden dañar a tus valiosas plantas y flores, al quitarles agua y minerales, espacio y oxígeno. Muchas plantas silvestres parasitan o tienen estrategias para liquidar a la competencia.
  • Las plagas tienen que ser eliminadas. Si el insecticida que usas no es efectivo, no lo dudes y llama a un experto. Evitar colocar por tu cuenta productos peligrosos.
  • La mejor hora para regar tu jardín debe ser en las horas más frescas, con el fin de evitar evaporación.
  • La planta invierte mucha energía en los procesos de emisión de brotes y floración, por lo que es importante reponerle nutrientes. No olvides adicionarle nutrientes o fertilizante.
  • Es necesario ir quitando flores marchitas y ramas secas o débiles; no dudes que la planta concentrará más vigor si logramos retirar estas partes muertas y promover mayor ventilación y entrada de luz solar a su interior. No dejes de estar atento a las podas.